Alegoría de lo que no te importó

por Tesalia Palestino
Cómo quisiera no estar escribiéndote,
desearía que ni una palabra
de mi tristeza brote.
¿Qué te hizo cambiar los planes?

Hace tiempo dejé de oír tu palpitar,
y no porque hubieras muerto,
sino porque alejaste tu pecho de mi.
Me dejaste de abrazar
y ya no sentí otra vez tu cuerpo.

¿Qué podía hacer cuando dejamos de hablar?

Yo no te lloré, yo di nacimiento
a un nuevo río, y me ahogué.
Adorarte aún en mi pensamiento,
ese fue mi último y fallido intento.
Te veía en cada carta que te escribí,
sentía que te olía muy cerca,
y aunque te perdí,
te quedaste en mis sentidos.

La paz que sentía antes se fue,
como en la Alegoría al buen gobierno,
te pinté como mi paz,
pero ya sólo encontramos dolor eterno.

Me libera pensar que nunca me vas a leer,
porque que tu fueras el motivo
te importó casi nada,
y leer mis textos importó menos.

Y omitiendo que eso sea importante,

que no se crea que no te amo,
porque incluso aún lo hago.
Y tampoco lo digo arrogante,
pero tal vez fui la única que lo hizo.

Donde el amor era de dos, estuve sola,
y  un amor así no se puede lograr.
cómo desearía no estar escribiéndote

algo que ya sé que nunca vas a leer.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s